• Andrew Ramz

Capítulo #3 Definiendo tu estilo de escribir parte 1

Todos los autores tenemos distintos estilos para escribir. Habrán algunos que nos gusta ser muy descriptivos para hacer que el lector pueda imaginar tal cual la escena. Habrán otros que les gusta escribir en tercera persona. En este capítulo te voy a dar tips sobre cómo hacer una gran descripción, y voy a explicar los tipos de narrador que puedes usar en tu historia.



Cómo describir un lugar



Las descripciones en las historias son vitales para que un libro sea grande.


Describe los escenarios para que el lector pueda visualizarlo en su mente. Sé detallado, sé preciso y no escribas por escribir. Describe lo que ves en tu mente a la perfección para que el lector pueda imaginarlo de la misma manera que tu lo hiciste.


Te presento un ejemplo de Un Sueño Hecho Realidad.


Desde la distancia, puedo ver algunos de los juegos. Son coloridos y brillan como monedas. Tienes que dar una larga caminata por la avenida principal para llegar allá.

Pero aquí, pasando la entrada principal, hay un gran círculo en el piso. Es rojo, azul, marrón, blanco y beige. Y en el centro hay una gran fuente gris con plantas alrededor. También hay algunos puestos de comida por todo el lugar.

Hay burbujas de todos los colores volando por todas partes. Pero estas no son burbujas normales. Puedes agarrarlas y no explotarán. Son suaves, pero pegajosas. ¡Y lo mejor de todo es que puedes comerlas! Cada color tiene un sabor diferente. Las rojas saben a fresa, las azules a mora y las moradas a uva. ¡Son deliciosas! El aire huele a vainilla y menta. Hay un gran arco iris del tamaño de mi casa. ¡Si te paras debajo, caerá un regalo como si fuera magia!




En este ejemplo no solo describo lo que el personaje está viendo, sino que también incluyo otros sentidos como el olfato, el tacto y el gusto. Al agregar estos sentidos a la narración del lugar, puedes lograr una mejor y más detallada descripción.

Pon atención cómo tus autores favoritos describen un lugar.


Escribir una gran descripción toma tiempo. Mucho de lo que ocurre en el proceso de escritura es prueba y error. No te desesperes a la primera. Si al momento de escribir un párrafo describiendo cómo el lugar es no te convence del todo, ten paciencia y piensa qué es lo que puedes añadir para que suene mejor.


Sé muy detallado en el caso de escribir fantasía o ciencia ficción. Solo tu sabrás cómo son los coches de tu novela de ciencia ficción que transcurre dentro de 500 años. Describe cómo funciona, ¿utiliza gasolina o es eléctrico? ¿Lo conduce alguien o sigue algún camino en específico? ¿Cómo es por dentro? ¿Cuáles son las texturas dentro del coche? ¿Es de piel? ¿Plásticos duros? ¿De qué color es?




En caso de que escribas fantasía, describe cómo son los lugares mágicos. ¿Qué tipo de cosas suceden ahí? ¿Los muebles y cuadros están vivos? ¿Qué tipo de criaturas viven en el lugar? ¿Cómo son? ¿Hay algún olor que predomine en el lugar? En caso de que hayan pociones mágicas, ¿a qué huelen? ¿Las puedes tocar y no te sucede nada? ¿Cómo es la textura? ¿A qué sabe?





Si tu historia es contemporánea, lo que puedes hacer es describir el lugar principal en el que transcurre la historia, ya sea un hospital o una casa, describe cómo se ve por dentro el lugar, las texturas (en caso de que el personaje tenga contacto con algún objeto), sabores (en caso de que el personaje coma o beba algo), los olores del lugar. En caso de que no haya un lugar en dónde transcurre la mayor parte de la historia, que hayan distintos lugares, puedes hacer lo mismo en cada uno de ellos, o si bien, solamente en los lugares que tengan mayor relevancia. Por ejemplo, en alguna boda, fiesta, hotel, etc.


Si tu historia es de terror, puedes describir principalmente el olor del lugar. ¿Cómo crees que olería un lugar cerrado donde hay zombies? Los sonidos del lugar.



Fred y yo entramos en silencio al centro comercial. Realmente no quería dejar el refugio, pero las provisiones se acaban con rapidez.

Mis manos no dejan de temblar. Están heladas. Parece como si las hubiera metido a una bolsa de hielos por varios minutos. No hay nada me pueda tranquilizar. En mi mente sigo viendo las atroces escenas de cuando todo comenzó.

Nos dirigimos al área de comida rápida que se encuentra el en tercer piso. El lugar está totalmente desolado. Los aparadores de las tiendas están totalmente destruidos. Hay ropa tirada por todo el piso. Incluso se han robado el dinero de las cajas.

Hay unas pocas luces amarillas prendidas. El resto del lugar tiene un color azul marino sombrío. Debemos de darnos prisa antes de que oscurezca más. Mantenemos un paso veloz mientras seguimos agachados.

Hay un silencio abrumador que podría perturbar a cualquiera. Hay marcas de sangre en algunas de las paredes. Sin embargo, no hay ningún cuerpo por aquí. El olor... es nauseabundo. Huele a tripas. El olor de la sangre vuela en el aire. Cubro mi boca con mi mano constantemente para no tener que respirar esos olores. Cada vez que lo hago siento que voy a vomitar....


Este es un ejemplo rápido de una historia de zombies. En el uso 4 de los 5 sentidos. No es necesario que debas de utilizar los cinco. Si te das cuenta en la primer linea que está en negritas, hago una comparación del tacto. Las manos están frías como si las hubiera metido en una bolsa de hielos por algunos minutos. Usar comparaciones cundo narras con los sentidos es una gran combinación que da como resultado una descripción más profunda y más compleja. No dudes en usar comparaciones cuando hagas descripciones.


A continuación un ejemplo de comparación de Un Sueño Hecho Realidad:


Cada paso que doy, mi corazón se acelera. Mis piernas tiemblan como gelatina y mis manos están tan húmedas que parece que las saqué de un balde lleno de agua.


Tipos de narrador

A decir verdad, no hay uno que sea mejor que el otro. Simplemente elije el que más te identificas y con el que crees que puedes narrar tu historia de la mejor manera. Pero sobre todo, el que creas que puedes escribir mejor.

Recuerda, al momento de escribir tu novela tu pones las reglas en cuanto a narración, estilo, trama, personajes, TODO. Aquí no hay respuestas incorrectas. ES TU LIBRO, ES TU MUNDO, SON TUS REGLAS, TU ERES EL JEFE. Solo haz lo que beneficie a la historia.

Primera persona: este es un estilo muy común de ver en novelas hoy en día. En particular es el que más me agrada. El protagonista es quien te cuenta la historia. Puedes escribir la historia en presente o pasado, todo depende de tu gusto.

Un Sueño Hecho Realidad está escrito en primera persona. La razón por la que escribí en este estilo y por la cual mis siguientes libros estarán escritos de esta manera es porque siento que los personajes pueden tener una conexión mucho más emotiva con el lector porque es más íntima que en tercera persona, y eso en lo personal es lo que más me agrada de este punto de vista. Era la mejor forma de narrar mi novela. Pude profundizar en sentimientos y emociones para dar a conocer mejor a los personajes, al crear un vínculo en donde los lectores se puedan internar en todos los aspectos emotivos de mis personajes.


Tercera persona: la historia no es narrada por el protagonista, sino por alguien que no está en la historia pero bien sabe qué es lo que sucedió. Generalmente está escrita en pasado.


De narrador de tercera persona se desprenden dos variantes:

  • Objetivo: el narrador cuenta los hechos tal cual son.

Un ejemplo de esto es El niño con el pijama de rayas de John Boyne. La historia se enfoca en Bruno, un niño de 9 años. Su padre es recién nombrado comandante, y toda la familia se mueve a Auschwitz, dónde él es el encargado del campo. A pesar de que Bruno es el protagonista, es otro narrador quien nos cuenta la historia.


Ejemplo de Corline por Neil Gaiman.


  • Omnisciente: en ocasiones el narrador toma la libertad de dar su opinión y participar en la historia. El narrador es capaz de profundizar en las emociones de los personajes principales.

Algunas historias contemporáneas que usan este estilo son: El Hobbit por Tolkien, algunas novelas de Stephen King como Carrie, Mitos Nórdicos por Neil Gaiman, entre otros.

Ejemplo La Ladrona de Libros de Markus Zusak. Está bella y emotiva historia de la segunda guerra mundial está narrada por la Muerte.





Podemos ver claramente en la segunda imagen que la muerte empieza a hablar sobre la primera vez que vio a la ladrona de libros, quien es la protagonista de la historia. A lo largo de esta novela histórica, podemos ver que la Muerte sigue dando su opinión sobre diversos temas que van transcurriendo en la historia.





Tips

  • Como diría Stephen King, “Tienes que leer mucho para escribir. Si no tienes tiempo para leer, no tienes tiempo para escribir.” Considero que mientras más lees, más amplias tu panorama tanto de vocabulario, gramática e incluso te da una idea de cómo narrar. Pon atención a la manera en cómo el autor de la novela que estás leyendo narra. No es necesario que seas un experto en literatura para poder analizar la forma de escribir de un autor. Cualquiera que le guste la literatura, y tenga tiempo para ella y reflexionar después de lo que lee, puede también hacerlo.



  • Trata de eliminar de tu vida cotidiana aquellas cosas que te distraen. Ya he comentado sobre las ambiciones de un autor primerizo. Si quieres ganarte la vida por medio de los libros que escribes, entonces tómate en serio el proceso de escritura. Como quieres que te tomen en serio si ni siquiera tu lo haces. Si escribir tu primer libro es lo suficientemente importante para ti, entonces encontraras una manera de hacer realidad tu sueño.



  • No repitas palabras. Hay un sinfín de palabras en nuestro idioma. ¿Por qué tener que repetir? Hay muchas maneras de transmitir un mensaje no solo usando diferentes palabras, sino distintas expresiones.

  • Sé original. No trates de imitar el estilo de Stephen King o el de J.K. Rowling creyendo que al hacerlo vas a tener éxito porque así fue como ellos lo hicieron. Funcionó con ellos porque sabían qué es lo que estaban haciendo. Sin embargo, puedes tener algunas influencias de estos u otros autores. Probablemente te gusta la forma como J.K. Rowling describe la magia y fantasía en sus libros. Puedes adaptar ese estilo a tu gusto, no imitándolo, sino añadiendo tu propia forma de narración haciendo que se vea claramente tu manera de narrar. O bien, crea tu propio estilo en base a cómo crees que una historia debe de estar escrita.



  • Toma algunos descansos. Tu mente necesita un medio tiempo antes de continuar. Incluso si las no están saliendo como tu esperabas, descansa un fin de semana. Ve afuera y distráete. Olvida por unos momentos la historia y trata de relajarte haciendo lo que más te gusta. Cuando te sientas mejor, regresa y vuelve a escribir pero sin bajar el ritmo eh…



  • Reflexiona antes de seguir. Si las cosas están saliendo a la perfección, ¡genial! Sigue así. Tomate unos momentos para pensar por qué las cosas están saliendo como tu esperabas y qué puedes seguir haciendo para que sigan los buenos resultados. Si no es el caso, analiza qué es lo que estás fallando. ¿Acaso no le dedicas mucho tiempo a la escritura? ¿Las distracciones no te dejan escribir? Querer es poder. ¿Se te está complicando escribir? Pide consejo a alguien que ya haya pasado por esa situación. Independientemente de cuál sea el caso, piensa bien que es lo qué estás haciendo mal y proponte una rápida solución.

  • Escribe en un lugar silencioso. Lo peor que le puede suceder a un escritor es que alguien lo distraiga. Odio que suceda eso. Las ideas que están flotando en la mente de repente desaparecen como si ese alguien que te está hablando estuviera ahuyentando moscas. Cierra la puerta de tu habitación, súbele al volumen de tu música y déjate llevar por ella.

9 views1 comment

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

GET IN TOUCH

We'd love to hear from you

Stay in touch
Sign up to receive news and updates.