• Andrew Ramz

Jaeden I

Updated: Feb 8

No puedo esperar a que lean Un Sueño Hecho Realidad. Es por eso que quiero compartir con todos ustedes los primeros capítulos del libro. Cada semana publicaré uno nuevo. Espero que los disfruten y les guste la historia. Me encantaría saber lo que piensas sobre la historia. Así que por favor, deja tu comentario debajo de la publicación del capítulo.


Nota: No puedo agregar correctamente una clave de sol. Si ves el icono de una cámara, entonces esa es la señal para que reproduzcas la primera canción de la lista de reproducción oficial de Un Sueño Hecho Realidad. Todo lo que tienes que hacer es escanear el código de Spotify que puedes encontrar en la sección 'Playlist' de mi sitio web, o puedes encontrarlo en Spotify como 'A Dream Come True'. ¡Espero que lo disfruten!






Los sueños y las estrellas son las cosas más hermosas en la vida

Mi mami dice que los sueños más profundos de las personas brillan tanto como las estrellas en el cielo. Una estrella brilla más que el resto solo si tu deseo es sincero y puro de corazón. La única manera de hacer tus sueños realidad es trabajar duro y poner en práctica las cuatro virtudes: perseverancia, pasión, fe, y esperanza. Entonces algún día volarás tan alto que alcanzarás las estrellas.

Algunas personas sueñan con ser millonarios mientras que otras quieren hacerse famosas o deportistas. Pero lo que yo quiero es muy diferente a eso. Es por eso que he estado practicando las cuatro virtudes, y tengo grandes esperanzas de que esta noche, cuando llegue mi estrella, mi sueño finalmente se haga realidad.

Parece que finalmente, ¡vamos a lanzar un cohete a las estrellas! Mi mejor amigo, Wade y yo estamos en el jardín de mi casa. Frente a nosotros, en el pasto, está nuestro magnífico cohete. Aún no está listo. Pero faltan muy pocos detalles.

—Recuérdame de nuevo, ¿Por qué estamos haciendo esto, Jaeden?

—¡Esta será la mejor noche de nuestras vidas, Wade! ¡Si logramos hacer que el cohete llegue a las estrellas, nuestros sueños se harán realidad!

Rápidamente me arrodillo en el pasto y empiezo a armar algunas de las piezas que faltan en el cohete. ¡No puedo esperar a verlo terminado! Pero debemos de darnos prisa porque se está haciendo tarde y nuestros padres no nos dejarán permanecer despiertos por mucho tiempo.

Wade se para a mi lado y mira lo que estoy haciendo por un momento.

—¿Estás seguro de que es una buena idea? —Wade pregunta.

—¡Por supuesto! —digo, mirándolo con entusiasmo—. Esta es la ocasión perfecta para lanzar el cohete desde el jardín. No hay viento ni nubes que nos impidan ver las estrellas. ¿Qué puede salir mal?

—Bueno... eh... las últimas veces no funcionó. Tal vez deberíamos rendirnos —Wade dice, levantando los hombros.

—Las últimas veces no funcionó porque nos faltaron algunos detalles importantes cuando construimos el cohete a partir de la botella de plástico. Pero estoy seguro de que funcionará esta vez.

—No estoy seguro, Jaeden. Tal vez somos demasiado jóvenes para construir este cohete de agua. Solo tenemos nueve años y esto parece ser para niños de quince —dice, desanimado—. Tal vez deberíamos pedir ayuda a nuestros padres.

—¡No! Nosotros podemos hacerlo solos —digo, levantándome y poniendo mis manos sobre sus hombros—. Ya nos ayudaron con la parte más difícil. Esto debería ser fácil para nosotros.

—¿Estás seguro, Jaeden? Él mira por encima de mi hombro el cohete y se rasca la cabeza—. Porque no se parece mucho a la imagen del libro.

Es porque el cohete aún no está en la plataforma de lanzamiento y también tenemos que juntar el resto del cohete y pintarlo. Vamos, Wade. —Lo jalo del brazo—. Necesito que me ayudes con los últimos detalles.

Unos minutos más tarde, el cohete finalmente está terminado, y ahora todo parece estar listo para despegar.

—¡Se ve increíble! ¿No te parece? —digo, sin apartar la vista del cohete.

—¡Se ve increíble! —Wade mira con asombro el cohete como si fuera un regalo de Navidad.

—Finalmente, después de días de trabajo duro, ya está hecho. Afortunadamente teníamos esa pintura que se seca rápido. ¡Si no, habría tardado horas en secarse!

El cohete está hecho de una botella vacía de refresco que decoramos y pintamos. El cono de la nariz está hecho de una pelota de tenis que cortamos por la mitad y pintamos de rojo. Las aletas están hechas de plástico que también pintamos de rojo, y finalmente, el resto de la botella es gris. El cohete está parado verticalmente sobre una plataforma de lanzamiento que es una pequeña mesa de madera que pintamos de blanco. Dice ‘NASA.’

—Tuviste una gran idea de poner algunas linternas apuntando al cohete, Wade.

—Oh, casi lo olvido. Todavía falta algo.

—¿Qué falta, Jaeden?

Agarro un marcador negro de una pequeña mesa de plástico de colores cubierta de calcomanías de caricaturas y empiezo a escribir en medio del cohete.

—¿JW 3000? —Wade pregunta, tan pronto como me hago a un lado.

Asiento con la cabeza.

—¿Por qué?

—He estado pensando en ese nombre por mucho tiempo. Creo que es el nombre perfecto para nuestro cohete.

—¿Qué significa ‘JW’?

—Son nuestras iniciales.

—¿Y 3000?

—Mmm… creo que hace que suene mejor —digo, encogiéndome de hombros.

Wade permanece en silencio por unos momentos, mirando el cohete.

¿Qué pasa? —le pregunto—. ¿No te gusta el nombre?

Él niega con la cabeza.

—No me gusta mucho… ¿por qué no mejor lo llamamos Betty Rocket? Eso suena mejor.

—¿Betty Rocket? ¿Estás seguro? Me tomó mucho tiempo pensar en JW 3000.

—Jaeden, ese nombre suena como si fuera una aspiradora! Wade bromea.

Él aclara su garganta y empieza a hablar con su voz chillona de Yoda.

—¡Dile adiós al polvo con la nueva aspiradora JW 3000! Remueve el polvo en los lugares más difíciles de alcanzar. ¿Qué estás esperando? ¡Llama al número en la pantalla, y si eres una de las primeras 50 personas en llamar, tendrás un 30% de descuento! ¡Estamos seguros de que estarás contento de tener una JW 3000 en tu vida!

Empezamos a llorar de la risa mientras caemos lentamente en el pasto.

—¡Ves demasiada televisión! —me río.

—No puedo evitarlo. —Wade se encoge de hombros—. Cada vez que la Abuela viene a nuestra casa, enciende la televisión y sintoniza el canal de ofertas. Así que, si estás planeando comprar algo, te puedo ayudar a hacer la mejor compra.

—Bien, bien. Voy a cambiar el nombre —digo, levantándome—. No queremos que las personas piensen que lanzamos una aspiradora a las estrellas.

Entonces ahora se ve así: «Betty Rocket JW 3000».

—¡Esto va a ser espectacular! —digo, frotando las palmas de las manos.

—Un fracaso espectacular —Wade dice, riendo.

—¡Wade! Tengamos fe.

Se tapa la boca con la mano mientras sigue riendo en silencio.

—Bien, chequemos que todo esté en orden antes del despegue. —Saco un pequeño pedazo de papel del bolsillo de mis pantalones y luego miro a Wade.

—Teniente Wade, ¿está listo?

—¡Señor, sí, Señor! —contesta, haciendo el saludo militar.

—¿El cohete tiene suficiente gasolina para hacer el viaje?

—¡Sí, capitán! … Espera un segundo. Creí que necesitaba agua —dice, rascándose la cabeza y mirándome confundido.

¡Es una broma, Wade! —digo

—Oh, entonces sí, capitán! El cohete está casi lleno de agua como dice en el instructivo.

—¿La manguera de jardín está bien conectada al cohete y la bomba de aire?

Se acerca al cohete y se asegura que todo esté bien conectado.

—¡Sí, capitán! Todo está en orden.

—Wade, no tienes que decir ‘sí capitán’ a todo lo que digo.

—Está bien, Jaeden.

—El paracaídas ya está dentro del cohete?

Él comprueba que está dentro del cohete y levanta un pulgar en señal de aprobación.

—¡Sí! Todo parece estar en orden. Pero, Jaeden, ¿cómo se soltará el paracaídas si está dentro del cohete?

—Mi papi creó un mecanismo esta mañana que soltará el paracaídas cuando comience a caer. La pequeña puerta en el costado del cohete se abrirá y saldrá el paracaídas. Y no habrá nada de qué preocuparse porque será un aterrizaje feliz

📷

Oh, ahora veo… ¡oye! Por poco lo olvido. —Empieza a buscar algo en su mochila que está en el pasto—. ¡Mira! Traje unos palitos luminosos. —Me enseña los palitos en la mano—. Pensé que sería una buena idea si pusiéramos algunos en el cohete para poder verlo mientras está volando.

—¡Esa es una gran idea, Wade!

Comenzamos a pegar con cinta adhesiva algunos palitos luminosos de diferentes colores alrededor del cohete. ¡Se ve increíble! De hecho, comienza a verse como una pequeña estrella colorida. No puedo esperar para ver cómo se ve cuando llegue al cielo.

—¡Finalmente, el momento ha llegado, Wade! —digo ansiosamente.

—Ha sido un honor trabajar en esto contigo, Jaeden.

Nos damos la mano y nos abrazamos.

—¡Vamos por nuestros padres! Deben de ver el lanzamiento.

Entramos a la casa y llevamos a nuestros padres al jardín. Tan pronto como ven el cohete, se sorprenden y nos felicitan por nuestro arduo trabajo.

Ahora, para hacer volar el cohete, alguien necesitará bombear aire a la manguera de jardín que está conectada a la parte inferior del cohete. Luego tiraremos de una cuerda para que el mecanismo pueda liberar el cohete de la manguera y pueda volar a las estrellas.

Mi corazón empieza a latir más y más rápido. ¡Estoy seguro de que será una noche increíble! ¡Algunas estrellas comienzan a aparecer en el cielo, haciéndolo que se vea hermoso! Algunas son más grandes y brillantes que el resto. Estoy seguro de que una de esas estrellas debe estar donde está mi sueño. Mi mami una vez me dijo que el cielo podría estar lleno de estrellas si solo las personas no renunciaran a sus sueños porque piensan que son imposibles de lograr. Pero nunca me rendiré.

El papá de Wade empieza a bombear aire a la manguera de jardín. Le toma un poco de tiempo, pero finalmente está listo.

—¡Está listo, chicos! —dice el papá de Wade, levantando un pulgar en señal de aprobación—. Solo necesitan tirar de la cuerda y el cohete volará.

Me giro para mirar a Wade, quien está listo para poner la canción especial del estéreo portátil de su papá.

—Wade, ¿tienes la canción lista? —le pregunto.

Él asiente.

Estoy seguro de que esta canción me dará escalofríos cuando lancemos el cohete.

—Vamos, pon la canción.

Somos chicas Barbie. Muevan sus manos, en los cielos, y decimos chicas Barbie. Vamos a bailar por todos lados. En un pie, en el otro y salta…

—¡Wade! —Lo miro sorprendido—. ¿Qué es eso?

—Oh, lo siento. Es la música de mi hermana pequeña. —Wade rápidamente empieza a presionar botones hasta que encuentra la canción.

La escuché por primera vez cuando estaba viendo una película muy vieja con mi papi sobre astronautas y luego la supercomputadora que viaja con ellos en la nave espacial se vuelve malvada, tratando de eliminar a los tripulantes. Desde ese momento, se ha convertido en una de mis canciones favoritas. Me encanta la parte cuando las trompetas y los tambores se hacen cada vez más fuertes. Me hace sentir muy emocionado.

Finalmente, Wade pone la canción y comenzamos la cuenta regresiva. Cada momento me siento más y más emocionado. Cuando llegamos a cero, Wade y yo tiramos de las cuerdas al mismo tiempo, y de repente el cohete sale volando.

—¡Wow! —nuestros padres dicen, y empiezan a aplaudir.

—¡Funcionó! —Wade y yo gritamos simultáneamente.

No dejamos de mirar el cohete hasta que ya no podemos verlo. Estoy seguro de que llegará a las estrellas y, finalmente, mi sueño se hará realidad.

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

GET IN TOUCH

We'd love to hear from you

Stay in touch
Sign up to receive news and updates.